top of page

Acolman, lugar de origen de la piñata tradicional y artesanal

Acolman, Estado de México.- Con orígenes de creación en Acolman, la “Piñata Artesanal Acolman Renace”, obtuvo la marca oficial emitida por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).


Además, este producto también contempla así a ser un arte, parte de su patrimonio cultural de Acolman, municipio ubicado en la región de Teotihuacán.


Acolman es reconocido a nivel nacional e internacional por la elaboración de piñatas desde hace varios siglos, pero no contaba con el registro oficial en el país.



El gobierno local, encabezado por el alcalde morenista, Rigoberto Cortés Melgoza, a través de la Jefatura de Fomento Artesanal de la Dirección de Desarrollo Económico, en conjunto con las familias de artesanos piñateros solicitaron la marca ante el IMPI.


Las gestiones para que se otorgara este registro, dieron inicio en el 2022 con la finalidad de conseguir el reconocimiento para el municipio de Acolman, como el lugar de origen de la piñata tradicional y artesanal. Este jueves las autoridades acolmenses hicieron la presentación del singular producto artesanal, les pertenece a los habitantes de ese municipio.


El presidente del Comité Organizador de la Feria Piñata, Osvaldo Cortés, explicó que “cuando hicimos este registro de marca de la piñata, buscábamos darle ese reconocimiento histórico-cultural al origen de un elemento tan icónico de la mexicanidad como es la piñata. Es un símbolo de México en el extranjero y para nosotros es muy importante que Acolman tenga ese reconocimiento como el origen de la piñata”.


Fue en 1587, cuando los frailes agustinos que se asentaban en el exconvento de Acolman, se encargaron de fabricar -por primera vez-, una piñata que decoraron con colores y siete picos, que también fue la primera ocasión en que se rompía la piñata navideña.


El simbolismo de los frailes agustinos, estableció que el palo representaba la fuerza para romper con los falsos deleites del mundo y los colores brillantes significaban la tentación del demonio, mientras que la fruta era percibida como la gracia de Dios que cae sobre los feligreses.


Esa tradición se entrelazó con la cultura indígena y las celebraciones prehispánicas. En el Acolman prehispánico, ya existía al inicio del Panquetzalistli (festividad que celebraba el nacimiento de la principal deidad mexica) colocaban un palo alto y en la cima una figura de masa de amaranto del Dios Xiuhtecuhtli y una olla en cuyo interior se colocaban plumas de colores y piedras preciosas.


Solamente hombres jóvenes y en edad viril, podían competir para llegar a la cima del palo, eran bloqueados por los asistentes y los mismos competidores; quien lograra llegar a la cima repartía la estatua de Xiuhtecuhtli para que la gente comiera, ellos arrojaban la olla para esparcir regalos y que la gente fuese por ellos.


“Hoy día, Acolman es conocido como la cuna de la piñata, más de cinco siglos han transcurrido desde el momento en el que los agustinos la crearon con forma de estrella y siete picos que representaban los siete pecados capitales: avaricia, lujuria, gula, ira, envidia, pereza y soberbia”, recordó el edil acolmense, Rigoberto Cortés.


En diciembre los artesanos y las autoridades organizan la Feria de la Piñata, donde comercializan parte de los productos que elaboran para esa temporada de fin de año, pero quieren que en todo el año puedan distribuirlos para que mejoren los ingresos de los que se dedican a esa actividad ancestral, dijo Osvaldo Cortés.



Comments


BANNER AULAMEXIQUENSE.gif
WhatsApp Image 2022-08-18 at 10.03.28 AM.jpeg
Vision digital.gif
BANNER EL PULSOEDOMEX1.jpg
AULA.gif
bottom of page